sábado, 11 de abril de 2015

Vientos del corazón


ESCRITURA CREATIVA, AJUSTE A TU MEDIDA





Hola, después de tantos intentos y comprar libros y más libros de escritura creativa, puedo recomendar o sugerir algunos pasos, los cuales a la hora de escribir y tener la página en
blanco, me han servido después de una ardorosa y extenuante tarea de escribir.

La página en blanco...

Sigamos....

Atrévete y descarga para donde tú quieras tu lápiz, computador, tableta, smartphone, la servilleta de papel, lo que esté cerca tuyo es el portador para que la imaginación vaya deslizándose y como vertiente, plasmando tus ideas.

Lo principal es tener claro, cuál es tu objetivo, escribo para mi mismo, para mis amigos y familiares, creo que tengo un don especial y la valentía de escritor, como para escribir una novela como "Harry Potter".  A medida que vayas desarrollando tu escritura, vas a ir comprendiendo hacia dónde quieres llegar o no llegar,  o solo mantener tus manuscritos en un cajón para la posteridad. Es tú elección.

ESCRIBIR UN BUEN LIBRO QUE LA GENTE QUIERA LEER.

Seguramente te sucede que has comprado los libros de "Cómo aprender a escribir y ser publicado" y toda clase de manuales.  Y, la colección va en aumento, lo mismo que todo el dinero que invertiste en comprarlos.  Son buenas referencias, pero al final del día, nos sentamos a leer nuestros manuales y dejamos lo principal dormido... la escritura.

PARA SER ESCRITOR HAY QUE ESCRIBIR


Para nuestra primera clase de hoy dejaremos solamente una tarea... busca tu lugar preferido, acomódate, pone alguna cábala que te siga a todas partes, un santo, un elefante, el anillo de la abuela, una copa de cristal, un vaso del Starbucks, una colección de estampillas, tu libro favorito, la foto de algún personaje que atrape tu atención permanente con el que te sientas identificado y, por último, porque no una flor.

El ambiente es fundamental para introducirnos en el proceso creativo, y ahí vas tú, solamente TÚ.

¿Estás cómodamente?

¿Tienes tu café,té o bebida que te reconforta?

El lápiz preferido, el cuaderno, libreta que te encanta (trata de encontrar el color que más te guste y compra todo en ese color).

¿Música?  Tal vez sea un buen momento para poner tus canciones preferidas, nada tan estridente.  Depende de lo que escribas, irás ajustando tu tablero de selecciones.  Drama:  María Callas, Pavarotti o Andrea Boccelli.  Y, así con el romance, ciencia ficción, paranormal, etc...

Y llegó el despegue... ajusten cinturones que nuestro vuelo comenzó...

Te veo, te veo, sentado cómodamente con todo tu batería de utensilios del escritor y lo más importante, tus pensamientos, tu cerebro trabajando... y la adorada página en blanco esperando ser felizmente escrita.

Me cuentan cómo fue esa primera experiencia, hasta la próxima.  No dudes en contactarme si tienes alguna duda.






jueves, 26 de marzo de 2015

IGLESIA DE SAN SULPICIO, PARIS














La Iglesia de San Sulpicio está situada en la plaza que lleva su nombre, y es la segunda iglesia más alta de París, construida en honor a Sulpicio Pio (religioso franco, Obispo de Bourges,  venerado como Santo) la cual en su interior tiene un sistema para la determinación astronómica, diseñado por Henry Sully, astrónomo y relojero inglés.

La iglesia está levantada sobre los cimientos de un antiguo templo románico del siglo XIII, la cual tuvo una serie de transformaciones y ampliaciones.  En 1646 se levantó un nuevo edificio que se demoró un siglo. Un edificio de dos plantas, con una fachada oeste formada por dos filas de elegantes columnas donde la armonía del conjunto sólo la rompen las torres de los extremos, que no son parejas.  La luz llega al interior por amplias ventanas.  A la entrada hay dos conchas que fueron un regalo de la República de Venecia a Francisco I.  En la capilla lateral a la derecha de la puerta de entrada, hay dos obras de Delacroix.

La particularidad de esta iglesia es su gnomon de la meridiana solar,  columna que marca la hora  del día proyectando una sombra en el suelo.  En esa época se necesitaba un sistema para controlar los equinoccios y poder predecir cuándo sería Pascua y, es por esto que, se le encargo al astrónomo inglés Henry Sully que hiciera un sistema adecuado.  Así construyó una línea de latón en el  suelo, paralela a los meridianos de la tierra, que se extendió hasta un obelisco de mármol en la pared (data del 1743) y  que asciende once metros.  Se instaló en la ventana sur un sistema de lentes.  Al medio día del solsticio de invierno (21 de diciembre) la luz del sol pasa por la ventana incidiendo en la línea de latón del suelo del obelisco, y en los equinoccios (21 de marzo y 21 de septiembre) a mediodía la luz toca un plato oval de cobre delante del altar. 
La gran explanada de la plaza de San Sulpicio, construida en la segunda mitad del siglo XVIII, tiene la atrayente fuente de los cuatro obispos, llamados “los oradores sagrados”.


domingo, 22 de marzo de 2015

LA CLARIDAD DE LA VIDA




En la pintura la perspectiva es dar profundidad y volumen a una superficie plana de un lienzo o papel.  Luego vendrán la claridad de la paleta del pintor, las sombras y, al final, mirando desde lejos apreciaremos la obra del artista en su totalidad, o de acuerdo al enfoque que nosotros le demos.  En nuestra vida diaria la perspectiva es la forma de considerar algo, un evento, situación que se nos va presentando difícil y, que muchas veces, hace que la visión o persuasión de lo que vemos o pensamos produzca momentos de angustia, desazón y malos entendidos en el diario vivir.  Miramos con perspectiva, nos alejamos, cerramos el capítulo por unas horas, días y el silencio y la reflexión adecuada,  devuelven armonía para enfrentar nuestros problemas con perspectiva.  Tal vez un amigo, un colega, un vecino o un desconocido nos den el primer enfoque de lo que estamos buscando, y las cosas que se veían tan complicadas, con unos pasos lejanos se han acercado para dar solución a contratiempos momentáneos.  La paleta con sus colores da esa mágica claridad y sombras, que no son más reflejos que la vida presenta tonalidades diversas, pero basta alejarse, buscar la perspectiva y esperar el momento para actuar.